Las dos aves

Era una mañana tranquila en la que mi padre y mi madre estaban en casa. Papá estaba sentado en un sillón cerca de nuestra lavandería (no recuerdo con exactitud si él estaba leyendo en ese momento o si simplemente estaba sentado) cuando mamá, que estaba en la cocina, le pidió que le ayudara sacando unos maíces de un costal (vayan ustedes a saber por qué).

En fin, cada uno de ellos estaba haciendo algo mientras yo estaba muy tranquilote en nuestro “patio” situado a la entrada de mi casa. El portón estaba entreabierto y yo estaba sentado por ahí viendo hacia la calle, cuando de repente veo que aparece un ave un tanto extraña… yo diría que era algo así como una especie de gallina sin crestas pero del tamaño de una paloma o quizás un poco más grande. Bueno, la cosa es que yo me quedé viendo a aquella ave y parecía estar algo desubicada como si estuviera buscando comida o algo así, el asunto es que yo, como vi que mi papá estaba con una bolsa de maíz cerca, tomé un poco y se lo tiré cerca a esa ave para que comiera.

Naturalmente el ave comenzó a comer y parecía a gusto, yo diría que estaba feliz. Luego cuando me dirigía a la entrada del portón vi que habían más de esas aves y como vieron a la otra comer felizmente, pues entraron y se unieron al banquete.

Todas estas aves no eran del mismo color, algunas eran más oscuras que otras, de hecho la primer ave era de color blanco. En fin, yo me senté cerca mientras sacaba maíz de la bolsa y se los arrojaba a estas aves, hasta aquí todo parecía estar bien. Pero después ocurrió lo macabro: sin darme cuenta empezaron a entrar por el portón otro tipo de aves muy diferentes a estas que he descrito. Estas aves intrusas eran un poco más grandes y tenían unos picos largos casi como los de tucán… sólo que un poco más delgado. Luego estas aves se mezclaron con las otras y al parecer también estaban hambrientas. Yo continuaba sentado y bueno, pensé que no habría problema si también les daba de comer a estas aves… total, ¿cuánto maíz podrían comer?, además antes ya le había preguntado a mi madre si podía seguir dándoles maíz del costal y ella me dijo que no había problema. Así que yo saqué un maíz del costal y se los arrojé a estas aves todas mezcladas.

Cuando el maíz tocó el suelo, 2 aves se encontraban cerca e inmediatamente pusieron su vista sobre ese grano de maíz. Una de esas aves era la primera que había entrado (la de color blanco) y que en cierta forma sentía afecto por ella. La otra ave era de estas que entraron después con su pico largo y amenazante. Cuando ambas se disponían a correr para comerse ese grano de maíz, yo claramente vi que el ave blanca llegaría primero y se lo comería… pero me equivoqué, el ave blanca nunca pudo comerse ese grano de maíz porque murió antes de hacerlo o para ser más preciso fue brutalmente asesinada por la otra ave ya que a solo unos segundos de que el ave blanca alcanzara su objetivo, el ave intrusa con un movimiento increíblemente rápido de su pico estranguló a la otra… yo quedé impactado y veía como el ave intrusa seguía sosteniendo al otro ave en el aire con su pico y como goteaba sangre al suelo desde el cráneo de la pobre ave blanca (si quieren detalles sólo diré que vi que la muerte no fue instantánea y pude ver como temblaba el cuerpo de la pobre ave hasta quedar inmóvil). Esta imagen parecía como si el ave intrusa estuviera sujetando alguna especie de trofeo con su pico.

Luego mi padre, que había estado cerca cuando esto ocurrió, intentaba ir para hacer que el ave intrusa soltara el cuerpo sin vida de esa pobre ave. Ahora esta parte es la que no comprendo del todo en mi sueño o al menos es difícil de creer para mí: YO extendí una mano y frené a mi padre para que no se moviera (ya que él estaba a punto de hacer algo) y además le dije: “Ya no hay nada que hacer, el pobre murió… es un proceso natural de la vida”.  Inmediatamente después mi padre se detuvo.

Luego cuando el ave intrusa finalmente soltó a la otra ave yo la recogí, la miré y después la llevé donde mi madre.

Ahora esta es la parte “cómica” de mi sueño: yo llevé el ave a mi madre porque quería preguntarle si al menos esa ave era comestible, pero ella me dijo que se podía comer pero era mejor no hacerlo.

Y así es como terminó este sueño… o al menos eso es lo que recuerdo (sí, ya sé lo que piensan… arruiné la historia al final).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.